Inteligencia no Verbal

La inteligencia no verbal es la capacidad de analizar información y resolver problemas usando razonamiento visual o práctico. En otras palabras, es la capacidad de dar sentido y actuar en el mundo sin necesidad de usar palabras.

Conceptos y habilidades involucradas en las tareas no verbales

Las tareas no verbales pueden implicar conceptos como:
– Ideas concretas o abstractas.
– Razonamiento basado en el lenguaje internalizado.
– Razonamiento internalizado sin lenguaje.

Las tareas no verbales involucran habilidades como:
– La habilidad de reconocer secuencias visuales y recordarlas.
– Comprender el significado de la información visual y reconocer las relaciones entre los conceptos visuales.
– Realizar analogías visuales.
– Reconocimiento de las relaciones causales en las situaciones de la imagen.

Niños armando Robot lego
Armado de Robot con piezas Lego para desarrollar la Inteligencia No Verbal en niños.

Algunos ejemplos del uso de la inteligencia no verbal:
– Armado de un rompecabezas.
– Usar un diagrama o plano para construir una estructura bidimensional o tridimensional (por ejemplo Lego).
– Concebir y realizar un diseño bidimensional o tridimensional como la creación de un dibujo, una escultura, un juguete, un mueble, una prenda de vestir, etc.
– Crear y/o seguir un mapa.
– Anticipar y/o planificar resultados y acciones (por ejemplo, escuchar que va a llover y por lo tanto asegurarse de que el paraguas y la ropa de lluvia estén disponibles).

Por qué es importante la Inteligencia no Verbal?

En la escuela, la inteligencia no verbal es importante porque permite a los estudiantes analizar y resolver problemas complejos sin depender del lenguaje o estar limitados por sus habilidades linguísticas. Muchos conceptos matemáticos, problemas de física, tareas de informática y problemas de ciencias requieren fuertes habilidades de razonamiento.

Además, es la inteligencia no verbal la que nos permite pensar, planificar e implementar proyectos. También utilizamos la inteligencia no verbal para organizar y gestionar nuestro tiempo y nuestras pertenencias.

Fuera de la escuela, la inteligencia no verbal puede describirse como «sentido común». Mientras que una persona con sentido común puede o no tener un puntaje alto en una prueba de CI típica, es el sentido común el que nos ayuda a superar nuestros días.

Una persona que obtiene un puntaje alto en un examen de coeficiente intelectual típico puede no tener las habilidades básicas no verbales para, por ejemplo, preveer hacer las compras en el supermercado antes de que se acaben las provisiones, armar un mueble de Ikea u organizar el itinerario de un viaje.

¿Cómo se evalúa la inteligencia no verbal?

La inteligencia no verbal se evalúa típicamente en pruebas de coeficiente intelectual extendido. Sin embargo, es importante distinguir entre las pruebas de CI que son pruebas no verbales y las pruebas de CI que evalúan la inteligencia no verbal.

Las pruebas de CI no verbal como la TONI-4 (prueba de inteligencia no verbal, 4ª edición) tienen por objeto evaluar la inteligencia básica de las personas con dificultades del habla y del lenguaje (personas con autismo, afasia y otras discapacidades). En otras palabras, el TONI-4 es un examen libre de lenguaje, por lo que los niños que toman el examen responden con gestos como señalar, asentir con la cabeza o parpadear.

Por otro lado, las pruebas que evalúan la inteligencia no verbal tienen por objeto descubrir la capacidad de un individuo para realizar tareas no verbales.

¿Es posible mejorar la inteligencia no verbal?

La inteligencia no verbal puede mejorarse trabajando con tareas prácticas como rompecabezas, bloques Lego y juguetes de construcción. También hay una amplia gama de sistemas de apoyo disponibles para ayudar a mejorar las habilidades no verbales como los planificadores de tiempo y organizadores de tareas.

Deja un comentario